miércoles, 29 de octubre de 2014

¿Por que nos gusta Halloween?

Previo a la festividad de Halloween ya en el pasado escribimos un breve articulo sobre el tema que aclaraba un poco su origen y su implantación, hoy vamos a volver a observar esta celebración haciendo hincapié en los motivos por el cual nos gusta.

Evidentemente, los participantes en la fiesta no tienen habitualmente demasiada idea de sus orígenes y sus aspectos metafísicos, en realidad participan por la fiesta en si misma, pero, en ese caso ¿por que gusta este ambiente macabro en una fiesta?

Vivimos en una sociedad pervertida, una sociedad en donde la angustia de unos es el alivio de otros, donde la igualdad y la fraternidad imperante seria sencillamente demasiado compleja de asumir. Una fiesta que permite lo macabro como eje central, permite a unos influir en la angustia de otros, al menos desde un punto de vista inconsciente, de ese modo descargamos nuestros propios temores y miedos intentando generárselos a los demás.

Con el disfraz generamos, arrancamos el principio de un cuento, de una historia donde nosotros, junto con otros somos personajes, Hay quien afirma que cualquier disfraz, personaje o máscara que usemos, refleja algo que nosotros mismos no nos atrevemos a revelar, recuerdo un disfraz mio en una de estas fiestas, siendo mas joven, que no voy a revelar, por que si se asimila el disfraz a lo que eres inmediatamente se acabaría toda mi credibilidad social. No creo pues que el disfraz sea un grito interior de expresión de nuestros deseos ocultos.

En realidad esta mascarada de lo terrorífico hace que la fiesta este protegida por el disfraz y este ultimo permite dualmente la capacidad de generar una agonía simbólica por el susto o la provocación a los demas y proporciona un espacio de mayor seguridad para iniciar una relación con terceros.  Esto ultimo, conociendo como funcionan las redes sociales es mucho mas comprensible, la gente, detrás de una mascara (pantalla de ordenador) dice cosas que jamas se atrevería a decir en persona.

El acto de disfrazarse tambien nos permite estimular nuestra propia creatividad y no en menor medida intentar causar algún tipo de impacto en los demás. El objetivo es ser original dentro de un mundo gris.