lunes, 20 de octubre de 2014

En tu interior hay dos lobos luchando

Muy probablemente hayáis escuchado una historia, atribuida a un anciano de alguna tribu amerindia o similar, donde el anciano dice a su nieto:

-En tu interior hay dos lobos luchando, entre si y solo uno saldrá vivo.
-¿Cual vencerá, abuelo?
-El que alimentes, contestó el anciano.

En tu interior hay dos lobos luchando
En tu interior hay dos lobos luchando

La leyenda original es de la tribu inuit de los Inupiatun, del norte de Alaska, pero es demasiado desagradable como para reflejarla en el blog y no es necesario dado que el sentido es exactamente el mismo que el que se vislumbra en la reducción popular que esta reflejada arriba.

En ocasiones, nos vemos abocados a una lucha interior, intima, irresoluble en ocasiones, y en no pocas veces con un condicionante de bloqueo, dado que, cualquier solución no es buena. 

Testamento filosófico
Testamento filosófico
Abordar este tema desde un punto de vista esotérico o iniciático es bastante complicado, pero me ha venido a la mente la figura del “testamento” que existe en varias formas iniciáticas, en este “testamento” el iniciando se enfrenta a su muerte simbólica, a un cambio de persona y de personalidad, a una nueva vida y para comenzarla, tiene que arrancarse el corazón para que nazca otro nuevo de sus propias cenizas, pero, para que esto ocurra hay que morir simbólicamente y ante ese fallecimiento se pregunta:  ¿Como te gustaría ser recordado?

Pero, ser recordado implica percepción no auto-convencimiento. Por lo tanto volvemos a la decisión principal “el que alimentes”, ¿y cual tienes que alimentar?, no lo se, seguramente , alimentemos lo que alimentemos nos equivocamos. Solo queda protegerse y eso se hace con verdad, transparencia, sinceridad y claridad.