martes, 15 de julio de 2014

De paellas y tantra, un ejemplo ilustrativo.

En días pasados, intervine en un debate en redes sociales a raíz de un articulo sobre tantra, de el han surgido el las redes sociales otros comentarios, como la alusión en la película “la novena puerta” de Roman Polansky  o comentarios sobre la escena de ritual de la película Eyes Wide Shut o de la misma pelicula la escena donde se pregunta “¿tienes la palabra de paso?” de inconfundible impronta iniciática, con su respuesta “fidelio”

Pero estos argumentos, que si bien tienen proximidad ideológica con el tantra real como sistema de evolución personal e iniciática, se han visto como era de esperar con comentarios deslavazados y carentes de sentido provenientes de la idea del tantra comercial.

Pero, el titulo del post es “De paellas y esoterismo, un ejemplo ilustrativo” y debo atenerme a el. La paella, ademas de un recipiente para cocinar (la paellera es una señora que hace paellas), es un plato típico del levante español que solo lleva diez ingredientes base: pollo, conejo, judía plana, garrofón, tomate, arroz, aceite, agua, azafrán y sal, ademas de estos ingredientes, en algunas zonas se le añade alguno de estos ingredientes: ajo, alcachofa, pato, caracoles y romero. Esto es paella valenciana y así lo reconocen tanto el consejo regulador de denominación de origen de arroz de valencia como el gobierno regional.

Algunos de vosotros diréis ¿y el marisco? o... ¿pimientos, salchichas, guisantes, jamón, garbanzos o cualquier otro ingrediente que se os ocurra?, en este caso, sera un arroz, pero no es paella valenciana.

Sin embargo, si paseamos por la Barceloneta, o paseamos por los millares de restaurantes y chiringuitos de costa de nuestra España, por nuestras plazas abarrotadas de turistas e incluso si entramos en los restaurantes generalistas de todo el país y parte del extranjero, encontraremos una cosa que llaman paella valenciana y que simplemente, no lo es.

Personalmente soy un “purista”, creo que en todo lo que se hace hay que ir a la raíz y tener conciencia muy clara de que se sabe y que no se sabe, se lo que es una paella y en ocasiones me enerva encontrarme con guisos de arroz que venden a precios de oro a aquellos incautos que se aproximan a nuestros restaurantes a probar la famosa paella. Sin embargo, no puedo ir de restaurante en restaurante intentando convencer a sus camareros y propietarios que lo que venden no es paella, incluso diría más, si intentara convencer a los que se están comiendo el arroz con marisco y guisantes que eso no es paella, ademas de hacer el ridículo, simplemente no me creerían, por que en  999 de cada 1000 restaurantes a los que van, “eso” es lo que les sirven como paella. Añado ademas que ese arroz de marisco esta estupendo... buenísimo... pero no es paella.

Hoy en día lo que encontramos como tantra es en realidad neotantra, una disciplina, que basándose en el tantra mas light, se desarrolló muy recientemente a mediados del siglo pasado coincidiendo con los movimientos de nueva era y el mundo hippy, este neotrantra está despojado de todo sentido esotérico, místico, de elevación personal y espiritual, se basa fundamentalmente en los aspectos de comprensión de la propia sexualidad y en ocasiones de la propia genitalidad. Afortunadamente ya empiezan a haber escuelas de neotantra que reconocen que su practica es neotantra y no tantra llamándole expresamente por su nombre o por un sucedáneo también usado que es tantra yoga.

El neotantra, igual que el arroz con marisco, es bueno, mejora las relaciones de pareja, el control de la eyaculación, la relajación, el auto conocimiento, la consciencia etc... pero sigue sin ser tantra del mismo modo que el arroz con marisco no es paella.

Los tantras en realidad son unos escritos entre el Dios Shivá, actuando de maestro y su esposa Devī aceptando un papel de discípula. Hablan sobre una serie de disciplinas  la jñāna, el Kriyā yoga y el Usha. Existen tambiém fuentes occidentales, auque son mas desconocidas, por ejemplo los trabajos de Dolores Ashcroft-Nowicki

La jñana es el tantra blanco, lo mas parecido al neotantra,  esta pues relacionado con el yoga y su practica es lo que conocemos en los centros espirituales, de pilates y similares. Pese a que se medita por parejas, la practica suele ser grupal e incluye bandas, yandras y mantras.

El Kriyā yoga o tantra rojo o de la mano izquierda  y que podríamos denominar también el tantra de las relaciones, incluye técnicas de meditación de tantra blanco, si se desea, y posteriormente una ritualización a través del acto sexual mediante la cual se integran las energías femeninas y masculinas y se obtiene el placer total. Suele estar reservado, dado que su objetivo es el placer físico y mental, a parejas sentimentales. Ademas incorpora el pujá una espiral de emociones y devociones de una parte a otra de la pareja que requiere de un intenso e incondicional amor de uno hacia el otro  expresándose repetidamente, siendo cada gesto, cada palabra meditada interiormente antes de ser expresada, esperando un retorno en forma de expresión de la pareja convirtiéndose la practica en un ciclo continuo de expresión de afecto cada vez mas profundo y particular.

Pero el tantra, llamado también superior o negro no busca el disfrute sexual,  pero si usa el sexo de un modo explícito, busca la elevación energética y espiritual de su receptor, se conoce como “usha”, “la vía rápida” o “el vehículo del resultado”, dado que un practicante aprende a hablar, sentir y conducirse como si ya fuera un ser que alcanzó la iluminación. Este enfoque es radicalmente diferente al resto de los caminos tántricos. El tantra negro es desigual, existe un receptor y un donante, un iniciando y un iniciador, un beneficiado y un auspiciador.

Fundamentalmente la práctica es la anulación total de la energía circulante del receptor siendo re-energizado por el donante o iniciador que provoca la alteración bioenergética y mental del iniciado a través de una serie de técnicas físicas y de proyección mental, llegando a una conclusión del tantra, con el fin de despertar como nuevos seres.

El tantra negro esta reservado a elegidos, a buscadores que por razones diversas no pueden o no deben pasar los lentos círculos de la iniciación con su tiempos naturales y necesita, o se valora, una elevación contundente recibiendo un ritual que por su naturaleza nadie desea. 

Posiblemente, sea la ritualización mas efectiva para la iluminación.