jueves, 3 de julio de 2014

A la búsqueda del infinito.

Muchos de los artículos de este blog, e imagino que de la mayoría de blogs, nacen de ideas puntuales a colación con una noticia, comentario o conversación. Este es el caso, de una conversación alrededor de la idea del infinito, surge este post. El concepto de infinito ya ha sido tratado en estas paginas, si bien lo tratamos desde el punto de vista del Ein Sof cabalístico. Hoy sin embargo vamos a definirlo desde otro punto de vista.

¿Conoces la paradoja del hotel infinito?. Dos hosteleros compiten por hacer el hotel mas grande del mundo, y como resultado, cuando uno de ellos quiere hacer un hotel de 1000 habitaciones, el otro dice que lo hará de 2000. Un día, un hostelero dice: voy ha hacer un hotel con infinitas habitaciones y el otro contestó: yo lo haré de infinitas mas una, de tal manera que incluso con el hotel lleno, si viene un huésped, tendré habitación libre.

En el hotel de infinitas habitaciones mas una, cuando estaba lleno de infinitos huéspedes y llegaba un nuevo huésped, el recepcionista avisaba por megafonía: señores, tenemos un huevo huésped, quien ocupe la habitación uno pase a la dos y el de la dos a la tres y así sucesivamente, quedando la habitación uno libre para el siguiente huésped.

Un día llego un mayorista de viajes del Inserso, con infinitos jubilados que quería alojar en el hotel. Ningún problema, dijo el recepcionista y avisando por megafonía dijo: señores huéspedes, cámbiense de habitación, cada uno de ustedes se trasladara al numero de habitación resultante de multiplicar su numero de habitación actual por dos.

Pero llego el verano, y un numero infinito de mayoristas de viajes del Inserso, con cada uno de ellos infinitos viajes organizados de jubilados, se presentaron en recepción buscando habitación. El recepcionista, lejos de abrumarse dijo por megafonía: señores clientes, los que estén en habitaciones con numero primo, trasládense a la habitación con numero resultante de elevar a dos su numero de habitación actual p^2. Entonces asigno las habitaciones con un criterio correlativo de P^2^n siendo n el numero correlativo en cada una de las excursiones.

Como existen infinitos números primos, estos se pueden multiplicar por infinitos números naturales y lograr hospedar a infinitas excursiones del Inserso con infinitos jubilados.

Esto es la concepción del infinito matemático, pero esta concepción no puede interesarnos en este blog. Nos vamos en el infinito metafísico o esotérico no sin antes pasar por el infinito semántico

Infinito semántico.

Desde un punto de vista semántico infinito significa que no tiene fin, es contrario a la finitud, y en consecuencia de no finalizado. No implica que no exista un fin, sino que ese fin no ha llegado o esta por llegar. Podría decirse que es el “agnosticismo” del termino, no sabemos si tiene o no fin, pero de momento no lo tiene.

Infinito metafísico o esotérico.

Desde un punto de vista filosófico o espiritual sería de muy baja catadura limitar el pensamiento o los caminos de investigación, no podemos someternos a una restricción que nos evite llegar a conocer al menos parte de la verdad. Sabemos que los humanos somos indeterminados y limitados pero no podemos consentir que dicha limitación se nos auto-aplique por que esto seria dejar fuera del pensamiento y la búsqueda de la verdad lo que ahora desconocemos y lo que conocemos mediante la aplicación de los dogmas y tabúes.

Lo finito es negacionista, es un limite propiamente dicho. Negar la negación, es decir, pensar en infinito, implica la búsqueda de la realidad total y absoluta.

Lo infinito, es aquello de lo cual no se puede ignorar nada, y en consecuencia, aquello que contiene todo, aquello fuera de lo cual no hay nada.