lunes, 9 de junio de 2014

La iniciación templaria de Gondisalve de Torrijo

Lo que traemos hoy al blog no es ningún descubrimiento ni nada novedoso, lo que si que es cierto es que nunca lo había visto en lengua castellana y es una traducción del original en francés. Aunque para que se lea de un modo cómodo y novelado me he permitido algunas licencias. En especial con tiempos verbales y algunas cosas que creo que no deben ser publicadas y las he tallado un poco para que no sean tan ariscas.

He marcado en rojo, pasajes que, pudiera ser que se hicieran paralelismos en otras ordenes esotéricas.

Cruz Patada
Se trata del relato de la admisión como miembro templario de un caballero llamado Gondisalve de Torrijo o Gundisalvo de Torrijo según diversas fuentes. Esta ceremonia está datada el 06 de enero 1186 en la Comandancia Templaria de Saint-Gilles que estaba situada en la actual abadía de San Gil (Saint Gilles), vinculada a la orden del Cluny, de la región francesa de Languedoc-Rosellón.

Este es el relato de la adopción del caballero Gondisalve de Torrijo

Comandancia de Saint-Gilles,

06 de enero 1186.

Hacia frio y el cielo caía sobre nosotros, sentíamos el peso de la humedad en nuestras espaldas. Un hermano caballero y dos hermanos sargentos nos esperaban en el patio amurallado del monasterio de Franquevaux cerca de Arles. Sus caballos, nerviosos, se movían y relinchaban.

A pocos pasos de sus monturas, un joven, recientemente nombrado caballero por el rey de Aragón, se despidió del abad. Puso la rodilla y el Padre Hildegrand le bendijo:

- Que Dios Todopoderoso y de la Virgen María os acompañe en vuestra nueva vida.

Gondisalve de Torrijo, que había pasado tres días en las puertas del monasterio:

- Gracias, señor. Le pido que ore al Señor ya la Virgen Santa María por mí.

- Lo haré, mi hijo. Vete en paz y que Dios permitirá que dices y haces bien.

Gondisalve subió a su caballo sin perdida de tiempo y se unió en la marcha a los templarios.

El pequeño grupo, al trote en la nieve, tomó la dirección de Saint-Gilles, a dos leguas de Franquevaux.

El portal de entrada de las caballerías, atravesaba una pared sólida, y estaba entreabierta. Gondisalve entró en el patio de la Comandancia. Una puertecita se ve desde la cruz plantar en la parte superior de la capilla.

Los escuderos, rápidamente tomaron los caballos por las riendas y los condujeron a la cuadra.

Las gentes que iban al mismo lugar que Gondisalve albergaban una sonrisa jovial, pero sin hablar, porque el silencio es la regla en las encomiendas. No habia servidores, ni pastores, ni agricultores, ni madereros, ni estaban los cicelleros que habitualmente llevan calderos humeantes ...

Todos tenían cosidos en sus ropajes la cruz roja sobre el corazón.

Tres Templarios condujeron a Gondisalve a la vivienda del comandante, en un lugar privilegiado del gran edificio monástico, perforado con saeteras en la planta baja.

De acuerdo con el ritual, Gondisalve fue invitado a comer.

Mientras tanto, los Hermanos Templarios prepararon el capítulo, presidido por el hermano Pons Roquemaure, Maestre de los Templarios de la Provenza.

Gondisalve Torrijo iba a ser admitido oficialmente a la Santa Orden del Temple. El Hermano Pons con una mirada inquisitorial lo escudriñó y luego le preguntó con fórmula predicha en la regla:

- Hermanos si alguno de ustedes sabe algo o conoce a alguien que supiera algo de Gondisalve, está en la posibilidad de evitar que sea un hermano, según la regla, debe hablar; porque sería mejor hablar ahora, y no después de que sea uno de los nuestros.

Nadie dijo nada, el hermano Pons invitó al comandante de Saint-Gilles para conducir a Gondisalve a una habitación y para enviar con él dos hermanos presentes, entre los más antiguos para advertirle contra una decisión apresurada.

La decisión del solicitante tendrá carácter irrevocable, se le dio un último período de reflexión.

Los dos hermanos se sentaron enfrente de él y le plantearon la pregunta ritual:

- Hermano, pide unirse a nuestra compañía?

- Oc, señor. (Oc=si, estamos en la región de Languedoc que significa lengua de Oc)

Entonces, el más antiguo templario le preguntó acerca de la disciplina de la orden, enumeró las prohibiciones, deberes:

- Hermano, ¿usted pasara todo esto por Dios? ¿Quieres ser un siervo y esclavo de la casa para siempre?

- Oc, señor. Yo sufro todo esto por Dios y voy a siervo y esclavo de la casa para siempre.

- Anteriormente, Lugarteniente del Gran Maestre de la Orden le preguntó si tiene esposa o novia si está en deuda, si está sano. Le apercibe que debe contestar con sinceridad, porque su daño sería mentir a la orden y le expondrá al castigo.

¿Qué dices?

- Apruebo todas estas cosas.

Dicho y hecho, los dos templarios se levantaron, saludaron amablemente con la cabeza y salieron de la habitación. Ellos, como lo exige la norma, le explicaron el funcionamiento interior.

El capítulo en el que tendrá lugar en la capilla, tiene todas las velas encendidas.

El mayor de los dos templarios se inclinan ante el hermano Pons:

- Sire, hablamos con este hombre noble que está a las puertas del templo y le mostramos los rigores de la casa. Y dice que quiere ser un siervo y esclavo de la casa y no hay nada en ella que impide el poder y la necesidad de ser Hermano, si Dios quiere, por usted, y sus hermanos.

Hermano Pons pide de nuevo si alguien tiene algo en contra del solicitante:

- Si hay un impedimento, mejor saberlo ahora que después!

Nadie respondío

Le preguntaron por última vez:

- ¿Quieres que ser llamado por Dios?

Hermanos Templarios traerlo: Traerlo por Dios.

Le preguntaron las preguntas habituales:

- Hermano, ¿ hace todo esto por Dios? ¿Quieres ser un siervo y esclavo de la casa para siempre?

- Oc, señor. Yo sufro todo esto por Dios y voy a siervo y esclavo de la casa para siempre.

- Antes el Lugarteniente del Gran Maestre de la Orden le preguntó si tiene esposa o novia si tiene deudas, si usted esta sano. Usted debe contestarnos con sinceridad, porque su daño sería mentir a la orden y le expondrá a nuestro castigo. ¿Qué dices?

- Apruebo todas estas cosas.

La comunidad, decidió por unanimidad aceptar la Gondisalve Torrijo Caballero en la Orden.



La ceremonia de recepción puede comenzar.

- Hermano, dijo el Maestre, ¿todavía estás dispuesto?

- Oc.

- En este caso, se le nombrará antes del fin del capítulo. Usted deberá ponerse de rodillas, con las palmas de las manos delante de quien preside, cuando le indiquemos.

Docenas de velas brillan en torno al altar, ya que la recepción de un nuevo hermano es alegría y la alegría es la luz.

Caballeros, de pie, a ambos lados del Hermano Gerard Roquemaure, Maestre de los Templarios de la Provenza, ¡vigilantes!.

Todos llevan la insignia cubriendo la capa blanca. Todos tienen el cráneo rasurado y larga barba. Estos hombres,se han convertido en compañeros de por vida.

De acuerdo con las órdenes recibidas, Gondisalve arrodillate ante el maestro

- Sire, he venido ante Dios, ante usted y los Hermanos, y oran y piden, a Dios y la Virgen por tenerme en su empresa.

Entonces, el hermano Gerard - un noble, el hermano Earl, que renunció a su hacienda - dijo las palabras que todos los Templarios Oriente y Occidente han escuchado o escucharán antes de recibir el hábito. Son tan profundas, tan fuertes y precisas, y cada uno las recibió como un nuevo Hermano Los Caballeros presentes tienen lágrimas en los ojos:

- Ser Hermano, requiere grandes cosas, porque de nuestro fin sólo se ve la corteza está afuera. Usted nos ve con hermosos caballos y hermosos arneses y que somos de beber bien y comer bien, y tenemos hermosos hábitos. Pero usted no sabe las duras reglas que tenemos para que usted, que es el señor de si mismo, se convierta en un siervo de los demás. Con gran dificultad, ya que hacer lo que quieras esta vedado, si quieres estar en Acre, le enviaremos a la tierra de Trípoli y Antioquía, o Armenia. Y si usted quiere dormir, nos aseguraremos de que usted no lo haga. Cuando estés en la mesa y quieras comer, mandamos que vayas donde no quieras, y nunca se sabras dónde. ¿Ahora comprendes que no es hermoso y dulce?, hermano, ¿vas a sufrir todas estas dificultades?

- Oc, sire, sufro todo agradar a Dios.

Hermano Gerard despues de marcar una pausa, y dice:

- ¿Quieres ser todos los días de tu vida ahora, siervo y esclavo de la casa?

- Oc, señor.

Este es el momento para el hermano Gerard, que se pronuncia la exhortación solemne:

- Hermano, debe buscar la compañía de la casa o de poseer riqueza o para la facilidad de su cuerpo, o para recoger los honores. Pero usted debe requerir tres cosas: uno abandonar el pecado de este mundo; el otro servir a nuestro Señor; la tercera, ser pobre y hacer penitencia en este “sigilum”, para salvar su alma.

Después de un breve silencio, el hermano Gerard fijado el solicitante:

- ¿Quieres ser todos los días de tu vida ahora, siervo y esclavo de la casa?

- Oc, es Dios quiera, señor.

Mediante estas cuestiones, y muchos otros, Gondisalve promete:

- Para vivir la castidad en su cuerpo,

- Observar las buenas prácticas y las buenas costumbres de la casa de los templarios,

- Ayuda a la conquista, con la fuerza y ​​el poder de Dios, la tierra santa de Jerusalén,

- No tener nada que manche los días de su vida.

El hermano Gerard enumera múltiples obligaciones al hermano templario Gondisalve dice:

- Nosotros, por Dios y por Santa María Nuestra Señora y Señor San Pedro, en Roma, y ​​nuestro Padre el Papa y todos los hermanos del Temple, le pedimos que entregue todos los beneficios a la casa y ... a tu padre ya tu madre y toda tu linaje que desea aportar. Y tú también, nos admite a todos los beneficios que usted ha hecho y hará. Y así le prometemos pan y agua y pobre vestido de la casa, y esfuerzo y trabajo.

El Gran Maestre de la Orden del Temple de Provenza coje un manto Templario, todo blanco y bordado con la cruz roja, la pone sobre sus hombros Gondisalve y le ató los cordones alrededor del cuello.

Después de lo cual, que hizo salir al nuevo Hermano y lo besó en la boca, que es el beso de homenaje feudal.

Gondisalve es ahora Caballero del Temple para todos los días de su vida.

Suenan las campanas de la Comandancia que anuncian la salvación un alma y la llegada de un nuevo hermano.

Un nuevo soldado-monje.


El Caballero Gondisalve Torrijo se convirtió, por la gracia de Dios: en el Hermano Gondisalve.