lunes, 31 de marzo de 2014

¿De verdad estamos preparados para emprender la perfección espiritual?


Hoy nos tomamos la licencia de abordar un tema que suele molestar a los que creen tener la verdad de su lado y que cualquier cuestionamiento de sus emanaciones sean orales o escritas les hace revolverse en su silla despreciar la opinión contraria. Nos referimos a tomarnos la licencia de especular en torno a la necesidad o no de la perfección espiritual que tantas veces defendemos. Muchos buscamos, de muchas maneras, nuestra propia perfección, en especial en el mundo esotérico y espiritual, pero, detengámonos un momento y preguntémonos ¿Estamos en seguros de cual es la dirección de nuestro perfeccionamiento?. ¿Vamos a ser mejores interiormente siguiendo un camino esotérico?, ¿acaso servimos mejor a nuestra familia y nuestra sociedad?.


El camino esotérico nos enseña que el conocimiento es la base, lo indispensable para dar el primer paso, por que el conocimiento nos aleja de dogmas y perjuicios de las supersticiones que preñan el ambiente. También nos pide ciertas dosis de humildad y paciencia para recorrer, paso a paso, el camino marcado por los maestros predecesores que nos dibujan la ruta trazando un fugaz dibujo en el etéreo elemento con su dedo. Nos piden también la sumisión a las leyes naturales y jerarquías, al la introspección de los símbolos, al respeto a los rituales y mecánicas de trabajo.

Un camino que nos inculca lealtad, nos señala a los maestros como verdaderos hermanos y nos pide amar y reverenciar los pasos de todo corazón, y todo ello con libertad de conciencia y elección.

Hacemos un ejercicio memoria histórica, y quizás en épocas pretéritas, cuando atardecía y las labores no podían realizarse, el buscador de la luz bien pudiera sentarse en el atrio, solo o en compañía, para especular sobre las verdades eternas y sobre como ser artífices del propio destino sondeando en la comprensión de las fuerzas del universo y de cómo nos influyen. Podían pasar un tiempo diario, escudriñando las señales, deteniéndose en el detalle de un símbolo, comprender una palabra o una intención.

Hoy vivimos en un mundo 8+8+8 8 horas para descansar, 8 para trabajar y las 8 restantes de libre disposición, que nos dejan el tiempo limitado a la supervivencia, no tenemos mas vida, los que la tienen, para fugaces vacaciones que no nos permiten tiempo para conocernos a nosotros mismos.

Y en esta realidad ¿De verdad estamos preparados para emprender la perfección espiritual?.

Lo cierto es que quienes hemos recibido los primeros pasos en el camino, sabemos que brillamos en nuestras conciencias y se nos enciende la luz de deber y la verdad siendo difícil parar, pero ¿Vale la pena empezar?