lunes, 17 de marzo de 2014

Dándole vueltas a las fechas señaladas.


En ocasiones en este blog hemos hablado de distintas fechas que para movimientos espirituales, religiosos e iniciáticos, son particularmente relevantes. Habitualmente hablamos de los dos solsticios y los dos equinoccios.


Los solsticios son los momentos que el sol alcanza la mayor declinación norte o sur (según sea invierno o verano) en el cielo hay una aparente quietud del sol y los equinoccios son los momentos que el sol esta situado en el ecuador terrestre.

En el solsticio de invierno se han celebrado o se celebran las saturnales romanas, la navidad o los festivales asiáticos

En el solsticio de verano se han celebrado o se celebra San Juan, las fuerzas del Yin o la fiesta del sol esenia.

El equinoccio de primavera se celebra todo tipo de fiestas de alegría, como las de primavera de Murcia, las fallas, las fiestas del vino y por supuesto San José.

El equinoccio de otoño son las festividades de Ángeles y arcángeles.

Hasta aquí, algo conocido, pero ¿y las fechas intermedias?, estos 4 puntos del calendario, tienen en común que en sus “medios caminos” también tienen fechas especiales, estas serian, aproximadamente:

8 de mayo, candelaria, festividad actualmente religiosa con el origen en la fiesta de la luz y del ritual de las velas.

30 de abril, vísperas, o fiesta del Walpurgis, festividad de Beltane en honor a Belenos, dios del fuego y por supuesto… aquí algo barroco… “cumpleaños de Satanás”

1 de agosto, lammas una de las festividades wiccanas de La Rueda del Año. Lammas también es conocido como Lughnasadh, posiblemente precursor del actual día de acción de gracias en EEUU.