lunes, 24 de febrero de 2014

Las medicinas alternativas y el esoterismo


En primera lectura, nada tienen que ver las terapias alternativas y el esoterismo, sin embargo sería bastante cínico plantear que no existe una correlación, al menos entre el público interesado, es bastante habitual que los interesados en el esoterismo lo sean igualmente de estos tratamientos.

GFB institucionalmente se aleja de las medicinas alternativas por una razón evidente, la falta de objetividad de las mismas y la dificultad de colocar una raya entre lo posiblemente útil y lo de difícil clasificación.

Dejando al margen la medicina tradicional china y otras terapias milenarias de culturas distintas a la nuestra, el fenómeno de las terapias alternativas ha seguido un camino que ha llevado a la capilarización y a la dispersión de la realidad. De la medicina convencional nace la medicina natural, aquella que busca la sanación con el uso de elementos que están en la naturaleza. De la medicina natural los naturópatas que en España ya no se necesita ser medico para ejercer la naturopatía, ya que es considerada una técnica parasanitaria (Real Decreto 1175/1990) que engloba asimismo a acupuntores y otros profesionales.

Una vez se populariza la naturopatía se genera una explosión de terapias, las cuales unas tienen un fundamento y una historia que las sustenta y otras son, como mínimo, dudosas.

No podemos ser nosotros quienes pongamos una línea entre lo útil y lo majadero, es el sentido común el que debe regirnos.