lunes, 27 de enero de 2014

No es impuro…


Lo que entra por la boca del hombre no es lo que lo hace impuro. Al contrario, lo que hace impuro al hombre es lo que sale de su boca. (Mateo 15-11)

Esta cita bíblica fue usada en una conversación donde se hablaba sobre si una persona que se auto denomina “espiritual” puede o no puede comer carne. En esa conversación, un amigo defendía que la espiritualidad nada tenía que ver con la alimentación y otra amiga decía que el hecho de comer productos procedentes de los animales inhabilitaba para todo camino espiritual. Personalmente soy totalmente neutro en esta cuestión dado que me parece bien, que coma cada cual del mismo modo que me parece bien a quien ame cada cual.

Si embargo esta conversación me lleva a una reflexión a mi juicio mas sutil ¿Dónde actúa una persona espiritual; dentro o fuera de si? O dicho de otro modo, ¿los beneficios de la espiritualidad son privativos o deben orientarse al mundo profano?.

Veamos que dicen las sociedades iniciáticas al respecto:

Los rituales ajefistas dicen: Candidato, puesto que contáis con la aceptación de todos los hermanos, disponeos a recibir la Luz, que al nacer en el mundo de la moral activa y de la virtud. Que esta Institución sea la Luz que ilumine vuestra inteligencia, para recorrer el difícil sendero de la vida. Recibidla, pues, con alegría y esperanza.

En estos rituales la luz, es para uno mismo.

Los rituales masónicos son mas dudosos, los “antiguos” hablan de mejorarse uno mismo y a través de uno mismo a la humanidad, los “modernos”, son mas explícitos indicando la mejora de uno mismo y de la sociedad, llegando a los rituales modernos continentales donde el “verdadero templo del trabajo” es el mundo profano (no espiritual)

Los rituales Ahepa, indican que la luz es para “proteger el buen nombre, de cada miembro de esta orden y obligar a otros a hacerlo si en mi poder está” se busca la luz para el grupo iniciático y no para uno mismo ni la sociedad general.

Vemos pues que las diversas órdenes iniciáticas difieren en cuanto al sentido de la aplicación práctica de la búsqueda de la luz. Personalmente creo que la luz nace del interior y se radia hacia el exterior, cuando mas cerca estemos de un ser de luz mas luz recibiremos.