lunes, 20 de enero de 2014

Ein Sof


Si hay un concepto en el misticismo difícil de explicar, es, claramente el  “Ein Sof”, esta palabra, procede del hebreo y significa literalmente “sin limites”.

Para los cabalistas, es imposible conocer la esencia divina, por ello, el estudio sobre la creación se tiene que realizar a partir de lo que si se conoce de ella.  Darle nombre a la causa de la creación sería pues un sin sentido que reduciría ampliamente la capacidad de su estudio. Ein Sof, sería pues la suma de todas las partes de la creación a partir de lo que de ella conocemos y esta suma sería la esencia misma de “lo increado”.

Rastreando por las sociedades iniciáticas, vemos que es bastante común la referencia al origen de la creación evitando su definición, la gnosis se refiere como “lo incognoscible” en la masonería como el Gran Arquitecto y como hemos visto en la cábala es Ein sof.

¿Cómo podemos pues comprender lo incompresible?, ¿Por qué la religión define al creador y la espiritualidad no?

La primera pregunta los cabalistas la contestan con el árbol de la vida, que con las relaciones inter simbólicas místicas de sus 10 sefiroth (en algunas tradiciones 11), permiten al buscador desgranar la esencia de la creación por partes navegando por sus subjetivos senderos.

La segunda pregunta solo se puede explicar por la ausencia de espiritualidad en la mayoría de religiones estructuradas, ya que viraron al dogma.

Ein Sof, es pues, el concepto global por encima de la idea de Dios, o de Demiurgo, que resume la creación.