lunes, 23 de diciembre de 2013

El origen de la Navidad.


De todos es sabido que las grandes religiones y muy especialmente el cristianismo han ido adaptando las tradiciones antiguas extendidas en la advocación popular a su propio santoral, un ejemplo clásico son las advocaciones católicas de los arcángeles, de Jesús y su “Pater Putativus” ,San José, en fechas próximas a los solsticios o equinoccios.

Santa Claus antes
de ser remodelado por
una marca de refrescos
Hoy vamos a hablar del origen de la Navidad, no vamos a repetir esquemas de que el icono del Papá Noel, Santa Claus o San Nicolás, no es mas que la actualización de un anuncio de una marca de refrescos a primeros del siglo XX, que si bien es cierto, no impide que Papá Noel sea en origen San Nicolás de Bari, nosotros nos vamos a ir en este articulo a bucear en el origen a la génesis de la festividad sagrada durante el solsticio de invierno.

Con independencia que la Navidad, se celebre en la noche del 24 al 25 de diciembre, la fiesta popular y la consideración sagrada de esta fecha poco o nada tiene que ver con el nacimiento del niño dios cristiano, en especial si tenemos en cuenta que esta fecha sería poco o nada probable teniendo en cuenta la historia. Entonces ¿Cuál es el origen de esta festividad?

Pongamos como ejemplo de lo que estamos indicando algunas festividades anteriores a la actual navidad que son coincidentes tanto en parte del sentido como en las fechas y la forma de celebrarlas:
  • Nacimiento de Frey, dios nórdico del sol naciente, la lluvia y la fertilidad. Esta fiesta se celebraba adornando un árbol de hoja perenne, toda la familia colaboraba en la decoración y cada adorno era una petición al universo de amor, salud y prosperidad en la familia, es más que evidente que la fiesta del dios Frey, es el origen del árbol de Navidad
  • Nacimiento de Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra para los Aztecas, se celebraba con una representación de su cosmos y también era una fiesta familiar.
  • Nacimiento del hombre de hielo, en Rusia, gran fiesta de reunión familiar en las llanuras siberianas.
  • Fiesta del sol poderoso y renacimiento del dios Inti de los Incas, se celebraba con un ritual iniciático a los varones jóvenes del imperio llamada Warachikuy.
  • Otras fiestas mas localizadas y con el mismo sentido de Nacimiento o Renacimiento son Befana en Italia, Olentzero, Esteru, Apalpador, Tió en diversas partes de España, Los Magos en Portugal, España y parte de Hispanoamérica, Cachafuón en el sur de Francia y así, podríamos llenar varias páginas.
Las saturnales


Estatua de saturnalia Jardín botanico de Buenos Aires.
Estatua de saturnalia
Jardín botanico de Buenos Aires.
Y por supuesto hemos dejado al margen para tratarlo con más profusión, las saturnales romanas, quizás el verdadero origen de la actual fiesta de invierno en todo occidente.

A la luz de las antorchas, todos los habitantes, fueren o no ciudadanos romanos, sean o no esclavos o senadores, soldados o artesanos, festejaban en honor a Saturno, dios de la agricultura, que el sol se había parado en su descenso hacia la oscuridad y se esforzaba para virar hacia el ascenso a la luz y a la primavera, la fiesta duraba 7 días 7 del 17 al 23 de diciembre, siendo imitada en la actualidad por la “semana de navidad” entre el 25 y el 31 de diciembre y consistía en decorar las casas con plantas y velas, con regalos entre familiares, en especial para los niños y como no ¡banquetes!, ¿nos suena?.

Pero las Saturnales eran algo mas, era la fiesta interna de la búsqueda de la luz y la iluminación y para que conozcáis su sentido profundo os dejamos la letanía sacerdotal de esta fiesta:

"Esta es la noche del solsticio, la noche más larga del año. Ahora las tinieblas triunfan y aún así todavía queda un poco de luz. La respiración de la naturaleza está suspendida, todo espera, todo duerme. El Rey Oscuro vive en cada pequeña luz. Nosotros esperamos al alba cuando la Gran Madre dará nuevamente a luz al sol, con la promesa de una nueva primavera. Así es el movimiento eterno, donde el tiempo nunca se detiene, en un círculo que lo envuelve todo. Giramos la rueda para sujetar la luz. Llamamos al sol del vientre de la noche. Así sea."