jueves, 19 de diciembre de 2013

Aquel que se atreva a poner un solo pie en el camino iniciático…


Aquel que se atreva a poner un solo pie en el camino iniciático…, si perdonarme amigos lectores, por ser grandilocuente y aparentemente exagerado…, vuelvo a empezar.

Aquel que se atreva a poner un solo pie en el camino iniciático, quedará, antes o después, impactado por los símbolos, de los que extraerá a partir de su estudio y su tiempo de dedicación, las enseñanzas internas que busque.

El símbolo está presente.

Símbolos de diversas escuelas iniciáticas
Símbolos de diversas
escuelas iniciáticas
Todos nos sentimos fascinados por los símbolos sin saber el motivo por el cual nos fascinan, tienen la capacidad de inyectarnos un mensaje que no pocas veces desconocemos su interpretación y las mas veces siquiera conocemos su lectura. Un gallo en una veleta, una cruz inscrita en un circulo, una representación astrológica o unas líneas que no identificamos pero nos atraen. 

Los símbolos están y nos llaman, nos hablan un lenguaje extraño y desconocido y a veces los ignoramos al no entenderlos y, no los entendemos por que no hemos aprendido su lenguaje.

Aunque nos expliquen el símbolo, los significados principales serán distintos para cada uno de sus lectores según “sus cualidades”(1), la explicación y la enseñanza solo serán el punto de partida para una estimulación de la búsqueda personal. El símbolo pues será la guía de la percepción personal de la Verdad, por que el significado del símbolo no es comprensible mediante el pensamiento racional.

El símbolo es intuido.

Cada símbolo encierra múltiples valores, múltiples niveles, es eminentemente poliédrico y esas caras y niveles se van revelando con su estudio y con nuestra propia formación, porque esta vivo y lo que esta vivo muta y nos da cada vez una nueva y mas amplia explicación.

¿Son necesarios los símbolos?

Podemos expresar miles de cosas con palabras, nos entendemos con ellas y estas pueden ordenarse maravillosamente para crear información de gran belleza, para crear textos emotivos que entran en el corazón, ¿Por qué entonces usar símbolos de aparente difícil entendimiento?.  Solo aquel que se atreva a poner un solo pie en el camino iniciático, sabrá que las palabras son insuficientes, dado que las palabras definen, delimitan, no hacen más que describir, pero son inútiles para interiorizar las vivencias y sensaciones del consciente y el subconsciente. Las palabras son útiles en el mundo profano, mecánico, pero son una herramienta de limitado valor en el mundo fuera de los límites del pensamiento racional. Las palabras son negadas por que no pueden expresar la vivencia universal del ser humano.

El símbolo está por encima del idioma por que es universal y presente en todas las culturas, es un instrumento y guía fundamental para el caminante, porque nos comunica en cada momento lo que somos capaces de comprender.

Nuestro yo interior, habla el lenguaje de los símbolos, y estos, pese a la aparente dificultad, le responde a nivel consciente y subconsciente poniendo las bases de la comunicación de estos estados fronterizos y a la vez separados.



(1) la distinción en el proceso iniciático de la cualidad, se entiende como, la capacidad de comprensión, el grado estructurado alcanzado o el nivel de elevación.