miércoles, 2 de octubre de 2013

Sanación espiritual y energética II


La primera duda a la que se enfrenta un sanador espiritual, es discernir si el problema es, efectivamente, energético o espiritual y tomar la decisión de actuar o no en base a ese discernimiento. Sin embargo, es necesario recalcar que aquel sanador energético que rechace o desaconseje la praxis medica ortodoxa es un temerario, por no ponerle mas adjetivos.

Si el sanador sabe que el problema es energético, puede actuar a petición de la persona necesitada.

Tu, eres un ser de energía y el primer paso es que tomes conciencia de lo que eres, un ser de energia con una maquina llamada cuerpo que ante tu desequilibrio reacciona con malfunciones, sean estas fisicas o mentales.

simbolo del reiki
El sanador por lo tanto tiene que conocer, tanto tu actividad, como tus pensamientos y tu nivel energético, de este modo, crea un mapa armónico cuerpo-mente-espíritu. Con este mapa se trabaja positivando o negativizando los extremos energéticos a fin de armonizar el conjunto, el siguiente nivel de comunicación es a través de la gestión de las emociones que nos permiten armonizar el espíritu.

Las decisiones y cambios que te recomienden te hará cambiar de dirección y con ella una disminución de la tensión, te sentirás mejor y sabremos que estamos de nuevo en el camino correcto.

La vía de trabajo, es la canalización de la energía vía Chakras, centros de energía que funcionan como reguladores del flujo de energía a través de nuestro sistema energético, los cambios de actitud y disposición y los reguladores externos.

En la actualidad hay diversas formas de sanación espiritual y energéticas, algunas de ellas bastante populares, como el reiki o en menor medida (aunque mas potente y eficiente), los arquetipos. Todas estas técnicas están basadas en el sistema de armonizable natural que utiliza la energía vital universal del Rei-Ho (literalmente método misterioso), una técnica milenaria.