miércoles, 30 de octubre de 2013

¿Que es la energía desde un punto de vista esotérico y espiritual?


Fue Aristóteles quien, en la cultura occidental, definió que en el universo siempre hay algo actuando, moviéndose en un sentido constante como un flujo permanente cuya misión era llenar el vacío que sin él, el universo no tendría actividad. A este flujo que da vida al universo le llamo ἐνέργεια (Energéia, de donde viene el término energía).

En realidad no existe palabra occidental actual para definir la ἐνέργεια (energéia), por ello algunos filósofos y esoterístas usan el término de “realidad en acción” pero que por razones prácticas nosotros vamos a llamar en este artículo “energía universal”.

Aristóteles, se refiere en sus tratados “Ética a Nicomaco” y “Metafísica” a la idea de la energía universal, y dice que lo sentido y lo vivido serian un vacío en si mismo sin la actuación de la energía universal, sostiene que los sentidos y sentimientos no tienen razón de ser si no es por que la energía universal les da la “tintura” (se refiere a que son agradables o desagradables, dulces o amargos, etc), al unirse cuerpo, espíritu y mente a este flujo universal.

mapa de chacras
Chacras humanos
Aristóteles no fue el primero en definirlo, ni tan siquiera el que mejor lo definió, pero en GFB intentamos centrarnos en la cultura occidental, por que es la “nuestra” y la que mejor nos ayuda a comprender los términos, no obstante no tenemos ningún problema en indicar otras definiciones.

En China, esta energía universal es llamada Chi y tiene varias acepciones, Ren Chi para la energía propiamente humana, Thian Chi para la celeste, How chi para la de animales y plantas, pero en esencia es la misma idea.

En India, el concepto es el Prana, que literalmente es “aire inspirado”, el hinduismo sostiene que la relación con la energía universal proviene del aire y en consecuencia el equilibrio se alcanza con respiración y meditación sobre esa misma respiración.

Para seguir, es primordial tener asentada la idea de una energía universal, que llena y sustenta la materia para hacer del universo algo más que bloques de materia.

Entra en escena en el pensamiento esotérico, un curioso personaje, Paracelso, (nombre real Theophrastus Phillippus Aureolus Bombastus von Hohenheim), un medico, alquimista, filosofo del siglo XV, conocido porque se creía que había logrado la transmutación del plomo en oro mediante procedimientos alquimistas, así como por ser el padre de la homeopatía. Paracelso, describió, bajo el nombre de “arqueo” una sustancia etérea que ordenaba las sustancias materiales que componían el universo, dicho “arqueo” nacía del interior de la tierra cruzaba por los seres vivos y se reintroducía en la tierra generando un bucle energético, como en el Kybalión, Paracelso sentó las bases de “como es arriba es abajo” en la circulación energética, si circulaba en el planeta, circularía también en el universo y a menor escala en cada uno de los seres vivos y en materias con capacidades especiales.

Vamos a dejar de lado la cultura oriental, dado que de otra manera, esto mas que un post de blog sería un tratado, y nos centraremos en el principio de la circulación energética sobre todo ser vivo tal como Aristóteles, Paracelso y una nueva definición, la teosófica, se imprimieron en el esoterismo occidental.

Durante el siglo XIX y con la aparición de la teosofía, que desarrolló la unificación de las ideas esotéricas orientales y occidentales en un “corpus” único, se asienta el conocimiento de la circulación de la energía con un esquema que explica las diferentes visiones de la energía universal, esta es como un circulo que nace de la raíz y tiende a lo sutil, en la energía telúrica, nace de la tierra y regresa a ella surcando líneas de fuerza (nota: tema a tratar aparte es la energía telúrica y de cómo se modifica),  y en los seres humanos brota en el chacra raíz,  por inducción o influencia de la telúrica, y asciende por cada uno de los puntos chacras de nuestro cuerpo. En ocasiones esa energía recircula, aumentando la potencialidad de la misma. (Cantidad energética x recirculación = energía total).

bioenergía
Bioenergía
Necesariamente hay que mencionar a Sir John George Woodroffe, autor del libro The Serpent Power (nota: no conocemos copia al castellano), que describe con total nitidez, el funcionamiento e influencia de esta energía en el cuerpo humano.

Haciendo un resumen, hago tosco y sin extensión, asumimos la existencia de una energía universal, vital y necesaria para la existencia mas allá de la materia que circula en nosotros, y esa energía nos influye en todas las áreas de nuestra vida, cuanto mas viva sea dicha energía, mayores facilidades encontraremos en nuestra vida interior y, por que no decirlo, nuestra vida diaria. Dicha energía se ve, asimismo, variada y modificada por nuestros condicionantes externos y nuestras actitudes y aptitudes, por lo que no siempre esta en buenas condiciones y en consecuencia, a veces, mas que facilitarnos la vida nos la complica.

¿Cómo podemos optimizar dicha energía en nosotros mismos?

Optimizarla o regularla, es importante en todas las terapias holiíticas de sanación o para la promoción de nuestra espiritualidad y comunión con el universo, esto hace que dicha energía sea modificable mediante técnicas y tácticas dependiendo de la finalidad.

La modificación energética con finalidad de sanación, sea esta Reiki, Chapa Chi,  u otras, parten de la idea de que a través del síntoma se puede interpretar que falla en el cuerpo físico, mental o espiritual y su energía, para aportar o detraer con diversas técnicas, lo que de esa energía esta implantado de modo incorrecto para devover al ser humano a su estado optimo.

Colores del aura mas habituales
Colores del aura mas habituales
Sin embargo, si la finalidad de optimizar la energía no es la extirpación de la enfermedad y si la nivelación para la armonía holística se parte del análisis global energético de la persona, conociéndola a nivel humano, y a través del análisis del aura comprobar la circulación de la energía y que chacras hay que adaptar para un estado de quietud y paz. Posteriormente mediante el uso de complementos sean estos gemastalismanes o rituales sean estos ceremoniales o especiales.