viernes, 6 de septiembre de 2013

El uso del plural mayestático en los rituales.


El plural mayestático consiste en hablar de uno mismo en primera persona del plural, es una práctica en desuso en la lengua castellana pero que está presente en todos los idiomas, en especial los derivados del latín. Su uso mas común es para dar majestuosidad, importancia, excelencia, poder o dignidad.

En la actualidad, aunque como decimos, cada vez menos, se utiliza en aquellas ocasiones donde la persona que lo usa lleva inherente en si mismo un cargo que es indisoluble con el, por ejemplo reyes, papas o cargos vitalicios. Su función es destacar que lo que se expresa en plural mayestático lo expresa no solo la persona sino también el cargo o dignidad que representa. Un caso habitual es en los profesores universitarios que además, son catedráticos. En este caso, para resaltar que una opinión o acción es compartida tanto por la persona como la dignidad de la persona se usa el plural mayestático.

En castellano, el uso corriente es usar “nos” en lugar de “nosotros”.

Recuerdo, mientras escribo, la anécdota de un catedrático español, recogida por el sin par escritor Luis Carandel en su libro Celtiberia show que le dijo a su asistente: El próximo lunes, nos, vamos a Madrid en el tren de las 7 de la mañana, el asistente se presentó como no podía ser de otro modo con su maleta a la hora indicada cuando el catedrático le dijo ¿Qué hace Vd. aquí? El asistente le dijo… Vd. me dijo que hoy nos íbamos a Madrid. El catedrático circunspecto le dijo: no alma de cántaro “nos” la cátedra y yo.

Elohim en hebreo.
Elohim en hebreo.
Al margen de la anécdota y entrando en lo que nos interesa, hoy en día, en el mundo esotérico y en especial en el ritualístico, es común que los que ostentan la dignidad de la maestría o dirigen un ritual místico, hablen en plural mayestático, representando que su acción pese a ser siempre en primera persona se hace en función de su augusta dignidad. El uso proviene de la diversidad de nombres de la fuente divina, hay un amplio consenso en no usar nombre y sustituirlo por un genérico, en el mundo cabalístico este genérico es “El”. Si tenemos en cuenta que el oficiante toma la representación de la fuente mística, se usa el nombre de “El” pero en primera persona del plural, en este caso Elohim o Eloha.

Así pues, por su sentido simbólico y tradición es común que los oficiantes ritualístico hablen con plural mayestático.

Antes de proseguir, es importante distinguir el plural mayestático del plural de modestia que se articula de un modo similar, tomando de ejemplo la anécdota del catedrático el plural de modestia consistiría que si hace un descubrimiento, dijera a su asistente “lo hemos conseguido” cuando lo ha conseguido el en primera persona.

De la costumbre del plural mayestático nace el voseo, que esta extendido en Hispanoamérica como sustituto de “tu”, pero que en nuestro interés ritual, toma la forma de voseo reverencial, que consiste en usar “vos” como sujeto de la frase y “os” como pronombre de complemento verbigracia: “vos habláis” “os hablo”.

De esta forma encontramos textos rituales con un tono “desfasado” aunque solemne.