lunes, 16 de septiembre de 2013

El ultimo castillo templario de Valencia.


El castillo de Montesa está en la localidad homónima, Montesa, provincia de Valencia. Durante la dominación árabe, este castillo fue una plaza fronteriza de cierta importancia, cayó en manos de las tropas cristianas a finales del siglo XIII. Unos años después, el rey Alfonso III de Aragón, le otorgo carta puebla y quedó a jurisdicción de la casa de Aragón hasta 1317 que el rey Jaime II, creo la Orden de Montesa, heredera del Temple, a los que otorgó en propiedad el castillo, la villa y el valle del rio Cáñoles.

Como no podía ser de otro modo, los templarios, perdón los caballeros de Montesa, que no eran más que templarios con otro nombre, hicieron lo que sabían hacer, primero asentar el terreno militarmente, después, hacer crecer la economía y tercero crear un imperio auto céfalo con cierta subordinación a la corona de Aragón

Desde el castillo se domina tanto los accesos terrestres del norte, del sur y del este, defensivamente estaba enclavado magníficamente, por el oeste estando la sierra de Enguera, era improbable un ataque. La orden heredera de los templarios,  construyo dentro del castillo una iglesia, el palacio del Gran Maestre y los alojamientos de los caballeros.

Como buenos ex templarios, no cedieron a los Reyes Católicos, cuando incorporaron a su corona a todos los maestrazgos de su reino, evidentemente para cercenar y controlar su poder, sin embargo, los caballeros de Montesa, siguieron siendo autónomos.


En 1748, un terremoto destruyo el castillo y las propiedades, este hecho unido a que en ese momento, el Gran Maestre era  Pedro Luis Garcerán de Borja, acusado (como buen templario) de sodomía por la inquisición, fue aprovechado por papado y reyes para atacar a la orden, su cuartel general ¡cómo no!, pasó a ser la casa del temple de Valencia, y la Gran Maestría recayó en el rey, siendo su actual Gran Maestre, Juan Carlos I, rey de España