lunes, 5 de agosto de 2013

Una mirada de seriedad a la Astrología

En días pasados vi en las redes sociales un anuncio donde se convocaba un evento en base a una maravillosa y equilibrada posición de los planetas de la carta astral. Lamentablemente no indicaba el momento exacto ni la posición geográfica de tan maravillosa y equilibrada posición de los planetas, por lo que me es imposible verificar dichas posiciones.

Esta anécdota me sirve de “percha”, para algunas apercepciones sobre las cartas astrales.

El zodiaco son 12 subdivisiones del orbe ascendente en espacios de 30 grados , 6 ascendentes y 6 descendentes cubriendo los 360 grados correspondientes a una rotación de la tierra.

Plantilla para dibujar una carta Astral.
Como anécdota, decir que en la antigüedad eran 10 divisiones, Libra no existía, y Virgo-Escorpio eran uno. Esto es debido al fenómeno equinoccial de “la detención del sol” que es la aparente ralentización del curso solar y que se produce por un fenómeno óptico. La primera solución a este fenómeno fue la inclusión del signo Ofiuco, pero no cuajó, por lo que se separó Virgo-Escorpio en la configuración actualmente conocida siendo Virgo ascendente y Escorpio descendente en la rotación diurna y viceversa en la rotación nocturna, usando Libra “el equilibrio”  como puente entre los signos ascendentes y los descendentes.

No hay que ser muy inteligente para saber que cada 4 años tenemos un año bisiesto, debido a la corrección entre el año solar: 365 días 5 h 47 min 45,25 s  y el año civil 365 días por lo que hay que corregir año a año, es más, día  a día, este desfase. ¿Qué quiero decir con esto?, que decir que un nacido el 21 de marzo, es Aries, es bastante arriesgado, dependerá del año. Baste decir que hace 2000 años, un nacido un 21 de marzo hubiera sido astrológicamente hablando Piscis o Acuario.

Por si no os habíais dado cuenta, estoy criticando las cartas astrales donde no se tiene en cuenta:
  • La posición de nacimiento.
  • La hora y día.
  • Las correcciones del sistema de tiempo coordinado.
  • Las correcciones del cambio de calendario gregoriano al juliano.
  • Los desfases de ¡¡más de cinco horas!! anuales que se provocan por la rotación solar.
  • La corrección entre el calculo geocentrista al heliocentrista.


Y sobre todo, estoy criticando las cartas astrales natales, dado que estas marcan tendencias, pero no anticipan nada ¿No os parece extraño que casi ningún servicio de cartas astrales ofrezca la carta anual de revolución solar?, esto es por dos motivos, por que esta SI que refleja lo que nos puede pasar este año y cual es nuestro momento astral y si no se hace bien se notan mucho “las falsedades” y la segunda, es que casi NINGUN programa informático es capaz de hacerla y lo de calcular a mano no es muy de astrólogos del todo a 100.

Una carta astral, el mensaje de las estrellas, tiene que ser dual, primero la carta natal, las tendencias, pero mas importante es la carta entre el periodo entre  los equinoccios Vernales (de Aries a  Piscis), que es la carta que nos indica nuestra guía estelar ESTE AÑO.