martes, 20 de agosto de 2013

La tabla Isíaca, parte II


Como hemos comentado en el post anterior, la Tabla Isíaca, es una mesa de altar, con unos grabados que contienen la guía de explicación de los Misterios Mayores y su simbolismo es bastante complejo. Para la explicación de su simbolismo, debemos hacer referencia al Sacerdote Jesuita Atanasio Kircher, uno de los científicos más importantes de su época y que consagró parte de su vida al simbolismo de la tabla. Hay que destacar que Kircher tuvo gran fama por sus trabajos sobre magnetismo y fundamentalmente la óptica y los fenómenos derivados (inventó la “linterna mágica” origen de las salas de cine), pero sin embargo, la comunidad científica no acepta sus trabajos sobre egiptología dándole ninguna importancia por no haber obtenido algún resultado digno de mención.

Sin embargo Kircher escribió un tratado guía de la tabla isíaca en un lenguaje, como no, ajeno a la ciencia, en un lenguaje hermético.

La tabla esta dividida en 3 secciones y cada sección en 4 bloques y cada bloque en 3 triadas, lo que nos hace un total de 36 grados de iniciación.

Tabla Isíaca, también llamada
Tabla Maca y Tabla Bembina

Cada uno de esos grados hace una correlación entre simbología egipcia, hebrea y hermética en ocasiones evidente y en ocasiones bastante  compleja. La tabla es capaz de unir los conceptos de los 32 senderos de sabiduría del Séfer Ietzirá cabalístico, con los 36 grados de iniciación Egipcia, con las 11 Sefirot (nota: los cabalistas antiguos trabajaban con 11 sefirot, la undécima era Dáat  דעת que se sitúa encima y entre Jojmá y Biná) y lo más interesante, con los 49 círculos caldeos de iniciación.

Los círculos caldeos de iniciación, son unos textos fragmentados y de difícil estudio, que tiene un esquema metafísico curioso, comienza con una deidad absolutamente trascendente llamada Fuente cuyo centro de unión con los humanos esta en el Muladhara chacra o “chacra de raíz” y equipara las demás opciones de crecimiento personal y espiritual con cada uno de los puntos energéticos.

Por lo tanto, la Tabla Isíaca es la prueba mas importante de la Filosofía Perenne, del saber tradicional de diversas escuelas iniciáticas ha ido transmitiendo desde la más remota antigüedad. Demuestra la correlación entre el tantrismo oriental, el platonismo, los misterios egipcios, el hermetismo, la cabala y sobre todo, lo que en la actualidad mas nos interesa, la existencia tres veces milenaria, de un sistema iniciático interior de 49 círculos (como propone GFB).

Ir a la primera parte.