sábado, 31 de agosto de 2013

Emmanuel Swedenborg y el viaje astral


Un científico y teólogo sueco llamado Emmanuel Swedberg que luego cambio su apellido a Swedenborg es uno de los personajes más interesantes para el estudio de lo que denominamos como plano astral, pero antes de hablar del plano astral no podemos obviar la historia del personaje.

Emmanuel Swedenborg fue un renombrado científico que publicó obras sobre geología, matemáticas, anatomía etc, de hecho fue una especie de Leonardo Da Vinci del siglo XVIII, diseño y se conservan sus planos para aeroplanos, submarinos e incluso fue el primero en detallar la relación entre el sistema circulatorio humano y los pulmones, personajes de la talla de Newton y Kant, se sintieron influidos por sus ideas.

Hoy en día existen multitud de iglesias cristianas que estudian su legado dado que fue uno de los teólogos mas importantes de su epoca y sus ideas son base de multitud de iglesias en especial en el mundo anglosajón.

Llama especialmente la atención el cambio de apellido, dado que  Swedenborg es el nombre de un rito masónico muy próximo en estructura y contenido simbólico a los mas influidos por el esoterismo como el Rito de los Elegidos Cohen del Universo, de Martínez de Pasqually (fundador del Martirnismo) y el  Rito de los Iluminados de Avigñón, creado por Pernetty en 1776.

Lo que en este blog nos interesa de Emmanuel Swedenborg es el siguiente relato:

Escuché en cierta ocasión unos fuertes gritos que sonaban como si reverberaran en el agua procedente de regiones inferiores, y desde la izquierda llego el grito “Oh qué justo”, de la derecha “Oh, qué instruido”,  y desde abajo “Oh qué sabio”. Mientras me preguntaba si podían existir personas justas, instruidas o sabias en este infierno, experimente un deseo de ver la verdad del asunto y una voz del cielo me dijo: verás y oirás.

De modo que partí en espíritu y vi  ante mi una abertura a la que me acerque y examine; y mirad, había una escalera y por ella descendí. Cuando llegue abajo, vi una llanura cubierta de arbustos entremezclados con zarzales y ortigas,. Inquirí si aquello era el infierno, y me respondieron que era la el otro plano, entre la tierra y los otros mundos.

Difícil es ignorar este relato de proyección astral de un hombre que escribió más de 100 obras de referencia científica y teológica con su máximo logro de explicar como se comportan las galaxias y los sistemas solares.