martes, 25 de junio de 2013

Entre el mito y la realidad, los Iluminatis


Recientemente en una conversación informal, alguien puso en duda un dato. Quien os escribe afirmaba que los famosos iluminatis dejaron de existir en 1785. Sin embargo comprendo la creencia popular que pudieran existir, pero, la creencia y la historiografía son cosas distintas.

Los iluminatis, desaparecieron en 1785, como los templarios desaparecieron en 1307,

Ahora bien, desde entonces, multitud de grupos han pretendido ser herederos de los templarios, de los iluminatis sin una base documental o históricamente defendible, algo parecido como si yo pretendiera el Marquesado de Albaida, amparándome en mi apellido y el origen de mi familia.

Sin negar, que pudieran haber grupos que se auto-llaman iluminatis, mi dato: desaparecieron en 1785 es innegable. Se puede consultar en cualquier enciclopedia.

Sin embargo, esta anécdota, me sirve de percha para explicar que la teoría conspirativa del los iluminados se cae por su propio peso, los que creen en la conjura de estos iluminados los ven como una especie de poder en la sombra, en contra del pueblo, manejando gobiernos para acceder al poder político y económico. Pero lo cierto es que los iluminatis, eran todo lo contrario, de hecho los iluminatis se crearon el 1 de mayo de 1776, para defender la democracia, la igualdad entre el hombre y la mujer, acabar con las tiranías de las monarquías reinantes, vamos... ¡eran el 15M del siglo XVIII!, en la época se les acusó (cuando ya no existían, al menos formalmente) de actuar a favor de cosas tan “en contra” de los ciudadanos, como la revolución francesa, la revolución americana o la carta de derechos del hombre y los ciudadanos.

La lucha de los iluminatis fue siempre contra las iglesias y religiones que consideraban que eran quienes detenían el progreso humano. El objetivo, según sus propios documentos, eran “mejora y el perfeccionamiento del mundo en el sentido de libertad, igualdad y fraternidad y la mejora y perfeccionamiento de sus miembros”, un objetivo muy próximo a lo que es hoy en día la masonería. Un objetivo político, democrático, republicano y buscando la emancipación del hombre frente a los poderes establecidos.

Hoy en día nuestros políticos les llamarían “perroflautas”, aunque yo les llamo ilustrados.

Para acabar ¿Alguien se imagina conspirando a sus mas celebres miembros los filosofos Lessing, Schiller o Kant?.