viernes, 10 de mayo de 2013

Civilizaciónes perdidas, o no tan perdidas.

Universalmente existe la leyenda de un continente perdido, es un hecho que todas las culturas aceptan como real o al menos en su acervo cultural la leyenda de una civilización perdida.

Las mas conocidas son Thule, Kumari Kandam, Lemúria, Atlantida y Mú

Isla de Thule, seria una isla que se encontraría entre las costas del mar de Noruega e Islandia, siendo sus restos posiblemente las actuales Islas Feroe, aunque la Universidad de Berlin identifica Thule con la Isla de Smola. La fuente clásica es Procopio de Cesárea historiador bizantino del siglo VI, cuyas obras constituyen la principal fuente escrita de información sobre el reinado de Justiniano, de las cuales la historia oficial hace mucho caso mientras ignoran sus escritos sobre Thule. Los Nazis buscaron esta isla con cierto tesón dado que pensaban que era su patria aria mítica.

Kumari Kandam, civilización desaparecida según las tradiciones tamiles, se situaría al norte de la actual Sri Lanka, se han descubierto ruinas sumergidas que avalarían esta posibilidad.

Lemúria, seria la occidentalizada versión, se empezó ha hablar de ella en el siglo XIX, en realidad se habla de Kumari Kandam, dado que la situación geográfica se obtiene por la identificación genérica de los lemures, unos pequeños animales que están en todas las costas del océano indico, lo que solo seria explicado por la existencia de un continente o gran isla en este lugar del globo.


Supuesto mapa de la Atlántida.
Atlantida, o hija de Atlas, seria un continente que su existencia conocemos a trabes de los diálogos de Platón, que este a su vez lo tomo de Critias que menciona ni mas ni menos que a Solón el mayor y mas laureado legislador de la historia como fuente que a su vez menciona fuentes del sacerdocio de Isis en Egipto. La Atlantida se situaría “distante 50 estadios del mar”, por lo que sus restos serian las Islas Azores o las Islas Canarias. Se conocen textos de filósofos y escribas Griegos y Bizantinos del nivel de Plinio, en su historia natural o Plutarco.

Para rizar el rizo, tenemos Mu, cuyas fuentes harían entender, no solo la posibilidad de su existencia sino que explicarían como, en la mas remota antigüedad los humanos llegamos a América, dado que la tesis del estrecho de Bering helado deja mucho que desear y explicarían también las concordancias lingüísticas entre la lengua Maya y la Japonesa así como el aspecto “oriental” de los nativos norteamericanos. Como fuentes podemos citar las crónicas budistas de los siglos IV y V, la teoría del poblamiento temprano, la mitología mapuche y otras.


Para facilitar el post, hablaremos de la Atlántida, dado que en realidad todas las culturas apuntan al mismo mito, a la misma civilización, al mismo hecho.

Hasta ahora, y descartando teorías inconsistentes, no se ha podido establecer el lugar del mar o de la tierra en donde estuvo La Atlántida, que aseguran fue un país de maravillas, de gran cultura y adelantos científicos. En realidad no sabemos si el continente mítico realmente fue de gran cultura y adelantos científicos, pero el ser humano, tiende a mitificar lo perdido, a exaltar aquello que desconoce y en esta circunstancia donde confluyen lo perdido y desconocido la mitificación es aun mayor.

Si existió tal civilización ¿Como es posible que sus escribas que no dejaran crónicas escritas?. La explicación a esto es que en realidad si, posiblemente nuestros escritos y cultura sean troncales con los atlantes, y por ello se confunden.

Platón es el primer filósofo, que no por filosofo si no por gran hombre de la historia de la humanidad es importante para la creencia en la Atlántida, quien nombra la existencia de esta civilización en sus célebres dialogos. En los diálogos del Timeo nos cuenta como Critías cuenta a su nieto Platón de diez años lo que había oído de su padre Drópidas, quien a su vez lo había oído en Solón, según les había sido contado por un sacerdote egipcio de la ciudad de Sais.

“Había una isla delante de este lugar que llamáis vosotros las Columnas de Hércules. Esta isla era mayor que la Libia y el Asia unidas. Ahora bien: en esta isla Atlántida, unos reyes habían formado un imperio grande y maravilloso. Este imperio era señor de la isla entera y también de muchas otras islas y partes del continente. Durante un día y una noche horribles, todo vuestro ejército fue tragado de golpe por la Tierra, y así mismo la isla Atlántida se abismó en el mar y desapareció. He aquí por qué todavía hoy ese mar de allí es difícil e inexplorable, debido a sus fondos limosos y muy bajos que la isla, al hundirse, ha dejado”. (Platón, Timeo)


En realidad esta es la fuente mas fiable sobre la civilización desaparecida, aunque Aristoteles también habla de unos marinos griegos que adentrándose en el Atlántico descubrieron: 

“una isla grande y fértil, cubierta de bosques y regada por anchos y profundos ríos, muy alejada de cualquier tierra firme; y que ellos, y después otros, atraídos por la riqueza y fertilidad de la región, fuéronse allí con sus mujeres e hijos, empezando a acostumbrarse a ella”. 

Esta fuente entra en contradicción con Platón, pues Platón hace remontar el fin de la misma a Solón, al menos 600 años antes de cristo y Aristóteles habla de su existencia en su época, 300 años después.

En cualquier caso, y apartándonos de las contradicciones, la Tradición habla de una civilización mas allá de las columnas de hércules que señalaba el límite del mundo conocido y que se situaría algo mas al este del estrecho de Gibraltar.

En este blog, pese a que miramos con amplitud, también tenemos los pies en la tierra y recopilando lo que sabemos es:

  • Primero, todas las culturas hablan de una civilización perdida.
  • Segundo, esta civilización estaría al oeste del estrecho de Gibraltar tal como nos indican Platón y Aristóteles.
  • Tercero, basandonos en Aristóteles,  la distancia de la civilización de las costas de Gibraltar debía ser alcanzable con un trirreme griego (nota: su limitado tamaño e incomodidad no permitían a la tripulación pasar la noche a bordo ni llevar grandes provisiones de alimentos y de agua)


Lo que nos queda pensar que la civilización perdida es en realidad... una menos mítica, menos misteriosa y quizás menos romántica: la civilización tartesica.

Restos arqueológicos de la
civilización tartesica
Los tartesos fueron la primera civilización de Occidente, se desarrolló en el triángulo formado por las actuales provincias de Huelva, Sevilla y Cádiz, en la costa suroeste de la península Ibérica, las fuentes de la existencia de tartesos fueron como no, griegas, Herodóto los describío como un civilización avanzada y científica, pero hay mas, su legado llego a casi mil años después de su desaparición, los historiadores romanos aun hablaban de ella.

Parecen de origen fenicio, con deidades relacionadas con Baal y sistemas político-sociales semejantes a los fenicios, quizás tartesos fuera una civilización nacida por la fusión entre los habitantes de la zona y comerciantes fenicios asentados.

Aproximadamente en la época que Platón indica, la civilización tartesica desapareció, quizás probablemente invadida o diezmada por los cartagineses.

¿Seria tartesos la atlántida de Platón?. Nunca lo sabremos, pero parece la explicación mas razonable.