lunes, 8 de abril de 2013

La Masonería, tercera parte, los altos grados


Algunos Maestros masones son admitidos, buscados, o recomendados para la alta masonería, esta es la compuesta por los llamados grados altos o filosóficos y estos son los mas importantes.

El grado de Maestro Secreto, es el primero de los grados altos o filosóficos e inicia la carrera simbólica profunda de la masonería. Es un grado que la mayoría de los masones ni siquiera conocen y que solo se entra por coaptación, es decir, no se pide se es invitado. Si se invita y no se pide quiere decir que los mismos Maestros Secretos seleccionan elitistamente de entre los miembros básicos de la masonería a quien proponen la vía iniciática secreta. 


El grado de maestro secreto, como su nombre indica, esta dedicado a inculcar en sus adeptos el secreto.

La característica primordial de secreto es básica y todo apunta que el grado esta pensado para preparar al masón de altos grados en un pensamiento de “Novus Ordo Seclorum” es decir el nuevo orden que pretenden implantar. No en vano, la otra divisa fundamental de los grados altos es “Ordo Ad Chao” el orden a partir del caos. Estas dos frases alimentan la tesis que los masones están detrás de muchos cambios mundiales.

Novus Ordo Seclorum aparece en el reverso del Escudo de Estados Unidos, diseñado por primera vez en 1782 e impreso en la parte de atrás del billete de un dólar estadounidense desde 1935. La frase también aparece en el escudo de armas de la Escuela de Administración de la Universidad Yale. Lo cual parece indicar que los masones de altos grados están fuertemente infiltrados en la administración y la universidad. Ellos mismos apuntan a sus líderes en sus biografías y casi todos ellos tienen un perfil que encaja en esta idea.

Pero analizando simbólicamente, se refieren más bien al papel de la masonería con respecto al mundo exterior, es decir, el mundo en general es un caos, pero la masonería tiene orden interno gracias al trabajo iniciático propiamente dicho, que realiza en sí mismo y que desde el punto de vista simbólico pretenden elevar a la sociedad. Sus símbolos, son una llave, que representa la apertura a la vía iniciática, unas ramas de laurel y olivo que significan la guerra y la paz, una letra Z que significa brillo y resplandor y sobre todo, la base de todo el simbolismo es el silencio, el hermetismo y lo oculto.


El rito del Maestro Elegido de los Nueve, es el primero de las repeticiones o continuaciones simbólicas, en el grado de Maestro vimos que el simbolismo esta basado en la construcción del Templo de salomón y en la vida de su constructor.


En este grado se relata la muerte, entierro por parte de los asesinos del Maestro –y su palabra perdida-, su entierro secreto, su búsqueda y finalmente la venganza de los iniciados contra los asesinos del maestro.

Es un grado tan sencillo de comprender que la inmensa mayoría de logias lo ignora, literalmente se lo saltan, pasan del grado de maestro secreto, el grado hermético al grado de perfecto y sublime masón que como veremos es cabalístico.

Su simbología representa el arma de la venganza, la sangre derramada, las lagrimas por la muerte del maestro todo ello adornado por un escenario tétrico.

Realmente es un grado de pasar por el de puntillas y sin contenido.


Entramos ahora al grado 14º de la masonería “Gran Elegido Perfecto y Sublime” y es el grado cabalístico por excelencia. En la práctica el grado 14º faculta a los masones ser jefes de la cámara masónica secreta de los grados del 4º al 14º. 


En lo iniciático es un paseo las 10 Sefirot:

Kéter (‘corona’; כתר), 
Jojmá (‘sabiduría’; חכמה) 
Biná (‘entendimiento’; בינה) 
Jesed (‘compasión’; חסד) 
Gevurá (‘valentía’; גבורה) 
Tiféret (‘esplendor/belleza’; תפארת) 
Netsaj (‘eternidad’; נצח) 
Hod (‘majestuosidad’; הוד)
Yesod (‘fundación’; יסוד) 
Maljut (‘realeza’; מלכות).

Cada sefirot, representa unos escalones de descenso hasta una cueva misteriosa, es decir, una bajada a los infiernos, a la oscuridad de donde no puede salir nada más que la luz. Un concepto que a ningún iniciado se le escapa. El descenso es propiciado ritualmente por un maestro, al que llaman rey o señor (vía esotérica chamanista o africana) o mago, magoi (esoterismo cristiano bebiendo de fuentes babilónicas). 

Los iniciados a este grados, acompañados de su maestro, abren una trampilla del templo destruido de Salomón, y descienden usando los nombres de las sefirots como llaves, cuando no pueden seguir, se dan cuenta que la búsqueda es infinita e inacabable.

Como ya he comentado en ocasiones, la masonería guarda grandes secretos pero su actual configuración pragmática los ignora totalmente.


Una vez abandonado el grado cabalístico, el 14º, comienza la sucesión de grados intermedios del 15º al º7º que van todos orientados a replicar el ideal caballeresco, partiendo de leyendas de la destrucción del 1er y 2do templo de Salomón, el ritual masón pone el acento en la búsqueda del código de honor encarnado por los mitos del Rey Arturo, El Quijote que buscaban una transcendencia en sus obras que equivalía a una vida más allá de la muerte.

Nota importante: Estos grados, se corresponderían a la leyenda de grado de GFB… haciendo un esfuerzo de comparación


Una vez alcanzados los conocimientos caballerescos, junto con los cabalísticos del grado anterior, se mezclan, en una suerte de caballería crística mezclada con caballería medieval, mitos de bondad, eucaristía y votos a favor de la lucha desde el buenísimo en pos de la sociedad.

Sus símbolos son, la cruz, emblema de vida y muerte, la rosa símbolo del secreto, el pelicano que se arranca a si mismo la carne para dar de comer a las crías como emblema de sacrificio. 

Sus decoraciones son el rojo de la sangre derramada en el sacrificio y el negro de la oscuridad interior que se debate por salir.

El grado de Rosa Cruz enseña tres cosas: la unidad, la inmutabilidad y la bondad y todo lleva a la derrota final del dolor y la injusticia.


En el ánimo de relacionar la masonería con las órdenes religioso-militares de caballería y no con menor medida asentarla en la vanguardia de su concepto progresista del lema de la revolución francesa, libertad, igualdad fraternidad, los masones crearon el grado 30º o caballero Kadosh. 


Su análisis simbólico y práctico se da de bofetadas, iba a utilizar la expresión latina “non sequitur” pero no es exacta, ya que no pretenden una coherencia. Su simbolismo, esta basado en los caballeros templarios, sus decoraciones, sus estandartes etc., buscando un entorno caballeresco intentando inculcar en sus adeptos la idea del ideal ya comenzado en el grado 18º de buenísimo. La diferencia es que en el grado 18º era un buenísimo personal y en el grado de caballero Kadosh es un buenísimo colectivo.

Su ritual es plenamente caballeresco, relatando las virtudes de la caballería y haciendo con ella y con el símbolo de la Escalera de Jacob que es una escalera mencionada en la Biblia (Génesis 28,11-19), por la que los ángeles ascendían y descendían del cielo. Así los masones crean una escalera de Jacob para su ascenso a la virtud, con una parafernalia de soldaditos medievales (que no llegáis a entender hasta que punto me hace gracia) para generar su simbolismo.

Su practicidad, se da de bofetadas, como antes decía, con su simbolismo, por que todo el grado esta orientado en la lucha clásica del anarquismo de la lucha contra los poderes fácticos, el clero, el mismo ejercito que ellos mismos representan y la realeza. Ni Dios, ni Patria ni Rey, debería ser su slogan, siendo realmente escandaloso que su vía de la lucha contra el trono y el altar se haga con las mismas armas que el trono y el altar usan: La milicia.

En algún momento debieron existir auténticos caballeros Kadosh, por que la historia siempre deja huella, existe en Rusia, el Cabo Kadosh.

Este grado cierra el circulo simbólico masonería, pero como tienen ganas de mas, se inventaron los 31º, 32º y 33º que en si mismos no tienen contenido.

La masonería, primera parte

La masonería, segunda parte

La masonería, tercera parte