domingo, 7 de abril de 2013

La Masonería, segunda parte.


En esta segunda parte, vamos a intentar explicar los ritos de la masonería "menor" o de grados bajos. Los ritos de aprendiz, compañero y maestro.

El rito de aprendiz masón, es a nuestro juicio uno de los mas sencillos de explicar desde un punto de vista esotérico. No obstante por respeto a los hermanos masones, que si bien ellos son muy exclusivistas, no dejan de ser hermanos en una vía de iniciación, no vamos a explicar como es el rito de iniciación a aprendiz masón ni ningún otro, pero si voy a revelar algunos detalles importantes desde el punto de vista iniciático.



El rito de aprendiz masón, comienza con un pre-rito que consiste en una entrevista de admisión con formas y modos ritualisitcos pero carente de simbolismo mas allá de permitir al iniciando saber que existe un rito real posterior.


El siguiente paso, es lo que llaman la cámara funeraria o cuarto de meditación, que no es más que una representación casi teatral del concepto de renacimiento, es enterrar al vulgar para que nazca un iniciado. La mayoría de verdaderos iniciados ha sufrido previamente esta muerte en vida por algún fenómeno en su vida.




Posteriormente, se realiza una especie de psicoterapia grupal, donde el iniciando es conducido a una serie de pruebas que son como la representación de la vida, una prueba por su niñez, otra por su vida adolescente y otra por su vida adulta, estas tres pruebas que junto con la de la cámara funeraria las asimilan a los 4 elementos, tierra, aire, agua y fuego.


Este rito busca que el iniciado viva mediante sus propios pensamientos y sentimientos una retrospectiva de sus propias motivaciones, conductas y relaciones. Busca pues, preparar al nuevo iniciado en un camino de trabajo por si mismo.

El rito de aprendiz masón, le impone silencio, le impone obediencia a los maestros en especial a su maestro vigilante, a su formador, que en un alarde de locura esotérica puede cambiar cada año, por lo que la formación es discontinua y sin hilo argumental, formándose una suerte de mezcolanzas de interpretaciones que marean al iniciando provocando fugas masivas de la masonería 

El rito de aprendiz masón, esta enfocado a que el iniciando aprenda por imitación (emulación), una serie de costumbres rituales sin formarle sobre su sentido, el aprendiz pasará uno o varios años dedicado a ensayar, aprender o prepararse para actuar como miembro de este teatrillo pseudo esotérico

Además se le dan los elementos simbólicos con los que deberá especular o estudiar, uno de ellos es la edad, que corresponde a la trinidad cristiana, otro son las herramientas de trabajo personal, y el tercero de ellos el signo de la garganta cortada, que le recordara la obligación del hermetismo y el silencio.

El grado de aprendiz masón, es pues, totalmente exotérico y tendente a aprender una mecánica de trabajo que se desarrollara en los posteriores grados. Más exotérico y carente de sentido iniciático es el grado de compañero Mason, que es el que entronca con la tradición constructora de la masonería (Albañilería)


Este grado de compañero esta destinado a que comprenda la individualidad del trabajo dentro del trabajo en equipo, a la idea que con un maestro director, la suma de los esfuerzos individuales es mayor que la suma aritmética de sus elementos.

El grado de compañero mason, está basado en una iconografia de la construccion del templo de Salomon,  no se le muestra al masón la finalidad del grado que conoceremosque aprendera en los grados altos. Al compañero mason se le forma en el Trivium y el quadrivium:

  • Trivium: la gramática ayuda a hablar, la dialéctica ayuda a buscar la verdad, la retórica colorea las palabras.
  • Cuadrivium: la aritmética numera, la geometría pondera, la astronomía cultiva los astros, la música canta.
Es decir, es un grado de formación intelectual sobre la necesidaD de construir al hombre y a la sociedad. Una vez formado, se llega al grado de Maestro.

El grado de Maestro,  rompe con la inercia anterior masónica y busca la palabra perdida a partir de un mito que gira en una muerte, un entierro y la búsqueda del lugar de reposo del maestro Hiram fallecido. La palabra que el maestro protege con su vida desaparece con el, representando la ruptura de la cadena iniciática.

La palabra perdida seria la suma de todas nuestras experiencias y sensaciones, seria el conjunto etéreo e indescriptible que nos define como personas y como hombres y al ser tan heterogéneas, distintas, a veces contradictorias se convierte, es decir, el todo. Sin embargo la filosofía masónica de este grado la entierra en el cenotafio junto con su maestro, perdiéndose irremisiblemente.

Posteriormente se buscará la palabra en los llamados “altos grados”



La masonería, primera parte

La masonería, segunda parte

La masonería, tercera parte