sábado, 13 de abril de 2013

Amuletos y talismanes


Queríamos hacer esta entrada al blog para diferenciar estos dos conceptos, el de amuleto y el de talismán, que a veces se confunden y claramentente no son lo mismo. Fundamentalmente el amuleto es un objeto al que se le atribuyen unas propiedades generalistas y el talismán es un objeto complementario.

Amuleto.

Grisgris, amuleto clasico
del mundo Tuareg
Un amuleto es un objeto que, según describió Plinio el Viejo, protege a las personas de un mal externo. Un amuleto puede ser una joya, una parte desecada de una animal e incluso en ocasiones puede ser una oración o frase, recordemos el famoso “vade retro”.

El amuleto es impersonal, es decir, para la persona que lleva amuletos, su fe en ellos no cambia según el origen del mismo, por lo tanto el amuleto se puede comprar, regalar, construir etc., lo que ha derivado en un objeto de consumo y venta.

Talismán

Un talismán es otra cosa, su nombre procede del griego “talesma” que significa “completo”  por lo tanto hace referencia a un objeto, frase e incluso idea, que se construye y se crea individualmente, pensando en su receptor a fin de aportarle lo que necesita para llenarlo, completarlo totalmente o parcialmente en un espacio de su vida que tiene cierta carencia.

El talismán, es personal, sirve solo para la persona para la que ha sido creado, esta cargado de una frecuencia energética que complementa la de su receptor.

¿Es necesario matizar que un amuleto es superstición y un talismán es magia?

¿Cómo se crea un talismán?

El talismán esta cargado con una vibración complementaria al del receptor, en consecuencia no puede ser el receptor quien crea el talismán si no otra persona que previamente haya hecho un estudio básico del destinatario del mismo.

Lo ideal seria un estudio energético completo antes de crear un talismán, pero lo cierto es que eso es complejo y largo, se suele recurrir para hacerlos, a la geometría vibracional.

Todos los humanos tenemos conciencia del poder de la palabra y la palabra no es más que un sonido, que no es más que una modulación de vibración, algunas palabras, casi todas, son neutras, pero otras nos provocan ciertos cambios, existen palabras que nos causan sensaciones y activan nuestros sentidos.

nazar boncuğu
Entre esas palabras que cuando son pronunciadas, nos provocan cambios sensoriales la más poderosa es nuestro propio nombre, el nombre en el cual nos reconocemos, a veces no es el nombre de la documentación, es “nuestro nombre”. Cuando se pronuncia "nuestro nombre", nuestro cuerpo astral tiende a prepararse para recibir una información y nuestros canales energéticos se configuran en una forma geometría personal para que esa información circule por nuestro cuerpo de un modo eficiente. Por lo tanto el talismán debe tener una vibración alta, complementaria y diseñada para navegar en las autopistas de nuestros canales energéticos.

Los amuletos, comerciales son los elementos más habituales con los que se fabrican los talismanes, en especial, por su economía y que están diseñados para ser llevados fácilmente. Personalmente tengo predilección para crear talismanes, de usar amuletos del tipo ojo apotropaico, nazar boncuğu (ojo turco) etc.