martes, 12 de febrero de 2013

Verdad y mentira de la telepatía.


Mucho se ha escrito de la telepatía y vamos a exponer nuestra visión plasmando la realidad de este fenómeno. La telepatía es la transmisión de pensamiento o ideas de una persona a otra sin mediar en ella los canales habituales de comunicación, es decir, de los cinco sentidos de perfección física de los que disponemos los humanos
Este fenómeno es quizás, dentro de la amplia gama de fenómenos paranormales el único que las evidencias científicas pueden hacer pensar en unos, si no visos de realidad,  si con unos resultados que se desvían ligeramente de la media estadística.


Los experimentos con cartas zener, desarrollados por J. B. Rhine y el Dr. Karl Zener, deberían dar como resultados estadísticos, basados en un cálculo de probabilidades, un +/- 20% de aciertos, sin embargo, diversos experimentos sitúan los resultados un 5% más elevados de lo esperado. Esta desviación de la media estadística, pueden hacer pensar en una posibilidad remota de que la telepatía pudiera ser un fenómeno real sin que sean, ni mucho menos, relevantes para confirmarlos.

Si tenemos en cuenta el premio “Randi”, de la Fundación James Randi que ofrece 1 millón de $Usa a quien pueda demostrar el fenómeno y que este no ha sido demostrado en condiciones científicas, esa desviación estadística antes indicada queda en una probabilidad  y no en una realidad.

Hasta aquí los datos objetivos.

Los datos subjetivos, que son siempre interpretaciones personales y vinculadas a la experiencia, creencia o fe en la telepatía, evidentemente son otros.

Para la GFB, la telepatía existe, la telepatía es posible.  Ahora bien, no es posible en el aspecto novelado de la misma como un sistema de comunicación certero. Sin embargo, diversos testimonios indican que una alta compatibilidad y afinidad entre personas puede provocar ciertas señales de telepatía positiva.

En especial, cuando las frecuencias vibracionales de dos o más personas tienen alguna sintonía, sea por razones de afinidad o sean por razones de adaptación ad-hoc, la telepatía es, no solo posible, si no verificable a título personal.

En otros artículos, como en los dedicados al viaje astral, este don no es fácil de realizar ni se aprende en un cursillo, es una cuestión de evolución espiritual y energética que requiere de preparación y formación.