sábado, 26 de enero de 2013

El deja-vu


Todos, absolutamente todos los fenómenos esotéricos están en el cuerpo astral, en el cuerpo energético, un cuerpo energético de baja vibración o inconsistente es un cuerpo astral inconsistente. Y en un cuerpo astral equilibrado se produce el deja-vu la capacidad de adelantarnos a los acontecimientos con la experiencia que se suele explicar con un "esto ya lo he vivido"

Los sentidos permiten percibir lo que está a nuestro alrededor, son cinco, vista gusto, olfato tacto y oído. Los sentidos son el mecanismo fisiológico de percepción. Sin embargo existe una percepción, la extrasensorial, que proviene del cuerpo astral y que no puede medirse humanamente. Al no poderse medir, la ciencia no la admite.

Ademas, los humanos tenemos la cenestesia, que es la denominación dada al conjunto vago de sensaciones que un individuo posee de su cuerpo, La propiocepción es el sentido que informa al organismo de la posición de los músculos, es la capacidad de sentir la posición relativa de partes corporales contiguas. La propiocepción regula la dirección y rango de movimiento, permite reacciones y respuestas automáticas.

Sin embargo, a veces tenemos la sensación de algo que ocurre ya lo conoces, el deja-vu, una sensación de familiaridad y también por una sensación de «sobrecogimiento», «extrañeza» o «rareza». La experiencia «previa» es con frecuencia atribuida a un sueño, aunque en algunos casos se da una firme sensación de que la experiencia «ocurrió» en el pasado y la contemplamos como visión.

El deja-vu parece ser que no es mas que un desalineamiento temporal del cuerpo astral y el cuerpo humano, el astral se adelanta en el tiempo unos instantes y cuando pasan las cosas, nos da la sensación que estas ya las habías vivido antes. No es mas que una visión por proyección astral muy limitada en el tiempo.

Ademas del deja-vu hay dos fenómenos similares, el deja-visité que es una experiencia menos frecuente dado el gran potencial energético que se necesita para lograrlo, incluso inconscientemente, es el conocimiento de un lugar que no se ha visitado físicamente.

El deja-visité puede permitirnos incluso encontrar el camino de un punto a otro en una ciudad que no conoce, con la conciencia de que esto no es posible en los planos físicos.

También existe el déjà senti, pero este lo dejaremos para otro momento.