martes, 20 de noviembre de 2012

Apuntes sobre la teosofía

Pese a que se le quiere dar un marchamo de antigüedad, la teosofia, es una corriente espiritual que no iniciática, impulsado por Helena Blavatsky que fue fundadora de la Sociedad Teosófica y escritora de Isis sin velo y ladoctrina secreta. Antes de seguir, tengo que decir que la autora atribuía sus escritos a la inspiración de los Mahatmas, sus instructores del Tibet, usando un proceso llamado Tulku, que no es un proceso mediúmnico y que nunca dejo claro cual era dicho proceso.

La teosofía, no tiene un corpus doctrinal fijo, por lo que se aleja del dogmatismo impuesto aunque sus seguidores suelen ser bastante activos en cuanto a ceñirse a las enseñanzas de los libros antes citados.

Coincidimos con Blavatsky en la tesis primaria que existe una Tradición Única y Universal, que comprende toda evolución cósmica, planetaria y humana, fundiendo en un todo armonioso la fuente del universo, ciencia y mitología.

No coincidimos con Blavatsky en involucrar la fe religiosa en el camino espiritual. Tampoco coincidimos en la equidistancia religiosa y esotérica, donde todo es valido, donde asume como parte de verdad cualquier verdad dogmática filosófica, religiosa o esotérica, pretendiendo con ello aglutinar mediante sincretismos a toda corriente de pensamiento.

Sus principios básicos pueden resumirse como sigue:

Toda la existencia es una unidad. Todas las unidades aparentemente separadas son partes de un Todo único.

Toda la existencia está gobernada por leyes invariables. Estas leyes se aplican tanto a la parte visible como a la invisible de la Naturaleza, al Universo y al Hombre.

La evolución es un hecho en la naturaleza. Por medio de la interrelación entre espíritu y materia, entre vida y forma, las infinitas posibilidades del ser emergen gradualmente de su estado de latencia al de expresión activa.

El hombre es una fase en el proceso evolucionario. La fase humana se diferencia de las anteriores principalmente en el hecho de la auto-consciencia, que le otorga únicamente al hombre responsabilidad por sus acciones y el poder de dirigir el curso de su evolución futura.

Cada vida humana, desde el nacimiento hasta la muerte, es parte de un esquema total de evolución individual. Este esquema está determinado por ciertas leyes que operan constantemente. Las más relevantes para comprender las condiciones de la vida diaria son:

La ley del ritmo, que hace que la vida y la muerte se sigan una a la otra como el despertar sigue al dormir en el ciclo diaro.

La ley de acción o Karma, que relaciona cada suceso con aquellos que le precedieron y con aquellos que le siguen, puesto que las causas están relacionadas con sus efectos.

El individuo, como parte de la Existencia Una y dotado de auto-consciencia, tiene el poder de liberarse a sí mismo de todas las limitaciones de una existencia meramente humana y conocer por propia experiencia el hecho de su identidad con Dios.

El camino del conocimiento de nuestra propia Divinidad es en sí mismo una consecuencia del cumplimiento de la ley natural. Este camino puede ser encontrado y seguido por por aquellos que están dispuestos a estudiar las leyes de la naturaleza y a adaptar sus vidas a aquellas condiciones que hacen posible el descubrimiento de la Verdad.