viernes, 13 de julio de 2012

Seguir las corrientes iniciáticas, no es segur la Tradición.


Los conocimientos tradicionales, no están completos. Nadie puede llegar a la Tradición (con mayúsculas) siguiendo una sola vía iniciática.

La palabra Tradición tiene un sentido particular en metafísica y esoterismo. Con ella se explican y se entienden las practicas transmitidas desde la noche de los tiempos como camino al acceso a la verdad absoluta.

La Tradición es UNA para todas las culturas y esta va modificándose de modo superficial o de estructura en los diferentes pueblos y culturas esotéricas y en todas ellas esta la raiz, pero esta incompleta.

La Tradición única, se rompió en la humanidad con la aparición de las religiones monoteístas. Cuando esto ocurrío los verdaderos iniciados ocultaron parte de la sabiduría en sucedáneos que no remiten a ninguna realidad trascendente, es por ello que las corrientes iniciáticas son incompletas, inferiores que se expresan de modo divergente sin saber, que en realidad, la Tradición es parte de ellos pero ellos dejan de ser parte de la Tradición.

Los rosacruces, conservan el dominio esotérico de uno mismo.
Los masones, el pensamiento racional y el debate lógico.
Los derviches, el ascetismo y el sacrificio.
Los budistas, el nirvana.
Los templarios, el trabajo en equipo y la autoridad.
Los areópagistas, la filosofía y la justicia
El monacato, la introspección.
Los martinistas, el retorno al estado puro.

Como el código de Hammurabi, que contenía en sus grabados una visión de la ley y que esta se ha difuminado por el mundo variándola, modificándola hasta hacerla irreconocible, pero en el fondo conservándola, del mismo modo los hermanos de la luz desgajaron la Tradición, en trozos que se la dieron a su conservación a las diferentes corrientes iniciáticas.

Pero seguir las corrientes iniciáticas, no es segur la Tradición. Las corrientes iniciáticas hay que conocerlas para ser iniciado, pero ellas no inician, solo inicia el camino.